Grandes bibliotecas de la historia. La academia de Gundishapur

Grandes bibliotecas de la historia. La academia de Gundishapur

  • Fue un extraordinario centro universitario del Antiguo Irán.
  • Fue fundado en el año 271 antes de Cristo.

Grandes bibliotecas de la historia. La academia de Gundishapur

El noveno rey del Imperio Sasánida, Shapour II, eligió a la ciudad de Gundishapur para que fuera su capital, construyendo en ella uno de los centros médicos más grandes e importantes de toda la antigüedad. La Universidad de Gundishapur, fundada en el siglo III antes de Cristo, se convirtió en un lugar de peregrinaje obligado para todos aquellos que querían convertirse en auténticos maestros de la medicina.

Al parecer, en la ciudad ya existía una conocida tradición de atención a los enfermos, algo que se aprovechó para construir tanto la universidad, como un centro hospitalario y una gigantesca biblioteca, única en el mundo. El lugar se convirtió en el centro intelectual del Imperio Sasánida y atrajo a estudiantes de medicina, filosofía, teología y ciencias naturales, incluyendo griegos, persas o hasta indios y chinos.

Con la llegada de los estudiantes de otros lugares, aumentó la biblioteca, casi siempre copiando los tratados que traían desde sus lugares de origen. Se calcula que en Gundishapur llegaron a tener más de 400.000 volúmenes únicos, todo un récord tanto para la época como para la zona. Se convirtió a lo largo de los siglos en la zona más importante dedicada a la medicina en todo el mundo, llegando a su máximo esplendor del siglo VI al VII después de Cristo.

En el 531, llegó al trono Khosrow Anushivaran, el cual añadió al complejo un observatorio, una escuela de ciencias y apuntaló nuevas materias, como las matemáticas, la geometría, la astronomía o la arquitectura. También bajo su mando se estableció, por primera vez, la necesidad de una licencia oficial para poder ejercer la medicina, algo para lo que tenían que pasar unos exámenes finales. Durante estos siglos, hasta los mejores médicos romanos viajaban hasta Irán para aprender más sobre su profesión y muchos profesionales formados allí viajaron para atender a los monarcas más importantes del mundo.

El Imperio Sasánida cayó en el 638 frente a las tropas musulmanas que llegaron desde Arabia. La institución se mantuvo a salvo durante el cambio de administración, y fue uno de los estandartes del conocimiento dentro del mundo musulmán durante siglos. Sin embargo, con el tiempo, el eje del poder se fue desplazando hacia Bagdad. En el siglo IX, muchos de los profesores y eruditos cambiaron de ciudad, en busca de la famosa Casa de la Sabiduría.

En la actualidad, poco queda del lugar, excepto unas ruinas que poco acreditan la maravilla que un día fue la gran biblioteca de Gundishapur. Al menos, no corrió el mismo destino que otras grandes bibliotecas de su época y no fue destruida y saqueada. Sus fondos no se perdieron y hoy día todavía se celebran homenajes en su memoria.

Ver fuente

Arte Cultural