Libros que hay que leer: "EL chico que nunca llamó"

Libros que hay que leer: “EL chico que nunca llamó”

Libros que hay que leer: "EL chico que nunca llamó"


Hoy os traigo la reseña de una novela mezcla de romántica, drama e intriga: “El chico que nunca llamó”

Éstas son mis impresiones

Datos técnicos

Editorial: Plaza & Janés

Páginas: 384

ISBN: 9788401021602

PVP: 17.90 €

Argumento

Toda gran historia de amor esconde un secreto…

Sarah conoce a Eddie, se enamora perdidamente y pasan juntos siete días maravillosos. Ella está convencida de que lo que hay entre ambos es amor de verdad, nunca ha estado tan segura de algo. Así que cuando Eddie le dice que debe marcharse unos días y promete llamarla desde el aeropuerto, Sarah no duda de que lo hará.

Pero Eddie no llama ese día. No el siguiente. Ni el otro.

Los amigos le aconsejan que lo olvide como él ha hecho y que siga adelante. Sin embargo, está convencida de que ha tenido que pasarle algo que explique su desaparición.

Y cuando decide buscarlo, abre sin saberlo una puerta cerrada desde hace mucho tiempo.

Impresiones

Sarah vive en Estados Unidos pero es originaria de Inglaterra. En unas vacaciones de verano en su país conoce a Eddie y se enamora perdidamente de él. Sólo están juntos una semana pero sabe que Eddie es su gran amor y que él le corresponde. Tras una semana, Eddie tiene que irse pero promete llamarla; sin embargo, nunca llamó y ella no consigue contactar con él. ¿Qué le ha pasado? Porque para Sarah está claro que algo grave le ha tenido que pasar, no es capaz de admitir siquiera la idea de que él no llame porque no quiera.

Lo primero de todo, decir que no es una novela juvenil. El título en español que incluye la palabra “chico” así parece indicarlo, la sinopsis también un poco porque esa historia de nos enrollamos/te doy mi teléfono/ espero desesperada que me llames parece más propia de gente muy joven que de gente adulta; como es el caso: tanto Eddie como Sarah son personas adultas, cercanos ambos a los cuarenta años. El título original que habla de “man” no es tan equívoco como el español

“El chico que nunca llamó” es una novela difícil de encuadrar en un género concreto porque bebe de varios de ellos. Hay una historia de amor, es su base. Pero no se limita a eso ni mucho menos (así que no le tengáis miedo los no aficionados a la novela romántica porque no es ese tipo de novela). Hay mucho drama: algo pasó en el pasado que ha dejado tocados a varios de los personajes de esta novela, según avanzamos en su lectura iremos descubriendo qué es. Finalmente, hay intriga. No se la puede definir como novela de misterio pura y dura pero, sin duda, misterio hay. Lo que está claro es que Eddie no llama y que Sarah piensa que le ha pasado algo malo: ¿un accidente? ¿ha sido víctima de un crimen? Tal y como empieza la novela cualquier cosa puede ser, incluso que estemos ante una novela negra. O quizás un thriller psicológico, quién sabe. Es una novela cuyo inicio desconcierta porque abre la puerta a diferentes alternativas y, realmente, es imposible saber por dónde va a tirar. Se nos plantean muchas posibilidades como la posibilidad de que Sarah esté loca, que para Eddie sólo haya sido un rollo de verano y pase completamente de ella, que alguien haya secuestrado/matado a Eddie… Como veis, todas las alternativas son posibles y cada una de ellas daría lugar a un tipo distinto de novela. Habrá que seguir leyendo para ver por dónde tira la autora, para ver si elige alguna de estas alternativas… o bien otra distinta

Toda la novela se sustenta en el personaje de Sarah. Un personaje un tanto difícil con el que al principio es complicado empatizar o, mejor dicho, cogerle el aire. Realmente no sabes cómo es Sarah y qué es lo que está pasando. La posibilidad de que esté loca se abre claramente en tu mente; lo que está claro es que está obsesionada, ¿pero es una obsesión patológica? A medida que avanza la novela le fui cogiendo el truquillo a su personalidad y acabó gustándome

“El chico que nunca llamó” es una novela que va de menos a más. Al principio no está mal pero tampoco es nada del otro mundo; sin embargo, según avanza se va complicando la historia y te va atrapando como lectora. Llegó un momento en que me mantuvo totalmente atrapada, necesitando saber qué había pasado y, cuando lo supe, queriendo saber cómo terminaba todo (de una forma un tanto previsible pero también esperable en este tipo de novelas).

He de reconocer que me ha sorprendido mucho. Muy avanzada la novela hay un giro totalmente inesperado que pone todo patas arriba. Es un giro tramposo, no os lo voy a ocultar: la autora no da antes pista alguna de lo que podía pasar (de hecho, yo diría que da pistas en el sentido contrario). En este sentido, Rosie Walsh juega un poco con el lector, no ocultando información (que lo hacen la mayoría de autores de novela de misterio) sino tergiversándola, haciéndonos creer lo que no es. Éste es el principal “pero” que le pongo a la novela. No obstante, a pesar de ese “pero” la he disfrutado mucho y el resultado final ha sido de lo más satisfactorio.

La novela transcurre en tiempo presente y de forma lineal pero con continuos flashbacks al pasado inmediatamente anterior (una semana al principio) en los que se nos cuenta cómo fue esa gran historia de amor. También hay flashbacks a un pasado más remoto, a cuando Sarah vivía en Inglaterra en casa de sus padres. Esta parte del pasado es sumamente importante para conocer y entender a Sarah (y no cuento más…)

Conclusión final

Tras un inicio un tanto lento en el que lo único que ocurre es una historia de amor más o menos convencional, la novela va ganando fuerza e interés y convirtiéndose en una lectura adictiva y sorprendente. Una novela que va de menos a más y que a mí me ha gustado

Libros que hay que leer: "EL chico que nunca llamó"

Podéis comprarla en el siguiente enlace de Amazon:

Ver fuente

Arte Cultural