Libros que hay que leer: "El secreto de Helena"

Libros que hay que leer: “El secreto de Helena”

Libros que hay que leer: "El secreto de Helena"Sinopsis

Hace veinticuatro años, durante unas vacaciones mágicas en Chipre, Helena se enamoró por primera vez. Ahora regresa a Pandora, una casa hermosa pero en muy mal estado que su padrino le ha dejado en herencia, para pasar el verano junto a su familia.

No obstante, la idílica belleza de Pandora esconde muchos secretos, secretos que durante años Helena ha sido capaz de ocultar a su marido, William, y a su hijo Alex, que, con solo trece años, se debate entre proteger a su madre o averiguar la verdad sobre su verdadero padre.

El delicado equilibrio de la vida de la protagonista se rompe cuando coincide por casualidad con su antiguo amor y su pasado y su presente chocan por fin. Helena sabe que su vida y la de su familia no será la misma en el momento en que los secretos de Pandora salgan a la luz.

Impresiones

Helena viaja a Chipre con toda su familia. Su padrino le ha dejado en herencia una hermosa casa llamada Pandora y deciden pasar allí las vacaciones de verano.

No pisaba Chipre desde hacía venticuatro años; en aquél entonces, siendo una adolescente, pasó allí un verano que nunca olvidará. Aquel verano se enamoró por primera vez .

Ahora Helena es una mujer felizmente casada con William, con el que tiene dos hijos pequeños. Pero también tiene un hijo mayor, un niño de trece años llamado Alex de padre desconocido. Ni William ni el propio Alex saben quién es el padre del chico; éste es un secreto celosamente guardado por Helena.

En Pandora se van a juntar un montón de gente. Además de la familia de Helena, acude un matrimonio amigo de William con sus dos hijos y una amiga de Helena. Prometen ser unas vacaciones moviditas pero Helena nunca jamás pensó que fueran a serlo tanto. Y es que en Pandora se encuentra con su primer amor.

Además, hay muchos secretos por ahí guardados que amenazan con desvelarse…

Lo primero que destaco de esta novela es la magnífica ambientación. Siempre me han gustado las novelas en las que todo gira en torno a una casa.

Una casa de esas con muchos años a las espaldas, con solera. Una casa en la que han vivido varias generaciones de una misma familia y que, seguro, guarda muchos secretos entre sus paredes.

Pandora hace honor a su nombre así que cuidado porque cuando la caja se abra las sorpresas van a ser muchas.

Un plus es que todo ocurra en la isla de Chipre. A mí, para que te hagas una idea, me ha recordado muchísimo a Mamma mía. Me he imaginado una casa con encanto en lo alto de una colina y con vistas al mar, una casa llena de gente, una comida riquísima (la comida griega es, por si no lo sabes, una auténtica delicia) y una búsqueda: la de un padre. Porque a Alex (como en la película a la hija de Meryl Streep) se le despierta el afán por saber quién es su padre. Y hay varios candidatos (también como en la película). Además, Helena, la protagonista tiene tanto encanto como la actriz que hace de Meryl Streep en Mamma mía 2. Así que me puse como banda sonora las canciones de Abba y no veáis lo que he disfrutado…

La novela comienza en la actualidad con un Alex ya adulto que regresa a Pandora para organizar algo. Mientras espera a los demás que tienen que llegar, encuentra su viejo diario: aquel diario que escribió hace justo diez años, la primera vez que estuvo en Pandora, el verano en que todo ocurrió. Y con el diario, empieza a recordarlo y a contárnoslo todo.

Así, a lo largo de toda la novela se van alternando capítulos de narración en los que será un tercero omnisciente quien nos vaya contando qué pasó aquel verano en Pandora y extractos del diario de Alex

Son dos los protagonistas de esta novela: Helena y Alex. A mí me ha gustado más Helena porque me ha parecido un personaje lleno de encanto. Es una de esas personas llenas de luz que gustan a todo el mundo.

Así la describe la autora y así me lo ha transmitido a mí; creo que Lucinda ha hecho un muy buen trabajo a la hora de dibujar este personaje: no me hizo falta que me contara lo encantadora que era, su encanto traspasó el papel. Alex, en cambio, me ha gustado un poco menos.

Es (casi) un adolescente, trece años en el momento en el que transcurren los hechos. Es un niño superdotado pero que, al mismo tiempo, es muy inocente e infantil aún para algunas cosas. Y eso es lo que me ha chirriado en alguna ocasión concreta: no que un chico superdotado no pueda ser infantil a esa edad –de hecho, suelen serlo precisamente en áreas como el amor-, sino que algunas cosas concretas que ha hecho me han parecido que no le cuadraban demasiado. Pero vamos, han sido dos o tres cositas; sin más.

Por lo demás, me ha gustado mucho el elenco de personajes, los dos protagonistas y los demás. Todos ellos me han parecido muy reales, con sus cosas buenas y sus cosas malas, muy humanos.

Muchos de ellos guardan secretos, secretos duros, fuertes, que hacen daño. Secretos que el lector tendrá que descubrir y que casi seguro le sorprenderán (al menos, el más importante de ellos)

El estilo es el mismo que podemos encontrar en la saga de las siete hermanas. Lucinda Riley nos cuenta las cosas con ritmo, sencillez y fluidez, consiguiendo una novela muy entretenida

Conclusión final

Me ha gustado mucho. He disfrutado de esta saga familiar llena de secretos que tiene lugar en un entorno paradisíaco. Sin duda, la recomiendo.

Ver fuente

Arte Cultural