Libros que hay que leer: “La grandeza de las cosas sin nombre”

Libros que hay que leer: “La grandeza de las cosas sin nombre”

Libros que hay que leer: “La grandeza de las cosas sin nombre”

 

Ficha técnica

Editorial: La Esfera de los Libros

Páginas: 328

ISBN: 9788491643845

 

 

 

 

Sinopsis

Las cosas importantes de la vida no tienen nombre, son las que nos hacen sentir sin encontrar la palabra que se ajusta a ese momento, a ese instante que nos cambia la vida.

Esta novela habla de esas cosas, de emociones, del guion que no está escrito, del valor de hacer lo que quieres y no lo que debes. De enfrentarte a ti mismo. De la conquista de tu propia vida.

Enrique Arce debuta en la literatura con una historia conmovedora, sorprendentemente sincera, que nos transforma de una forma iniciática.

Una novela escrita desde el corazón que nos hace reflexionar sobre el éxito y el fracaso, el amor y la muerte, el perdón y la amistad y, especialmente, sobre la larga sombra de la infancia en nuestras vidas.

Impresiones

Samuel acaba de recibir un Tony, el Oscar del teatro. Tras una larga y fructífera carrera en los escenarios de Nueva York, este español que emigró a Estados Unidos junto a su madre cuando era un niño, ha conseguido lo máximo a lo que un actor de teatro puede llegar: es famoso, el público le quiere y ahora la crítica se lo reconoce otorgándole el máximo galardón. Pero, casualidad de las casualidades, el mismo día que recibe el premio recibe otra cosa totalmente inesperada: una llamada de su padre. Un padre con el que no habla desde hace más de treinta años. Y no le llama, precisamente, para felicitarle: le llama para decirle que su hermana mayor ha fallecido. Samuel tampoco ha vuelto a saber nada de su hermana desde que abandonó España pero decide coger un avión y acudir al funeral. En España toda su vida cambiará totalmente

“La grandeza de las cosas sin nombre” es una novela que habla de la vida, del pasado, de sentimientos, de abandonos, de cosas no dichas, de amores y desamores, de éxitos y fracasos. En resumen: de la vida misma. Y lo hará desde el punto de vista de una persona que lo tiene todo; o, más bien, que creía que lo tenía todo. Y que, sin embargo, no era feliz. Habla también de las casualidades que pueden cambiar el rumbo de una vida; incluso de esas que de primeras parecen desgracias pero que, quizás, son justo las que nos hacen reaccionar y cambiar el ritmo de nuestra vida

Samuel es un actor de éxito. Al menos en lo material: una buena casa, mucho dinero en el banco, perspectivas de trabajar en el cine junto a los más grandes, reconocimiento por todas partes… Su vida personal es otra cosa. Está casado con una mujer preciosa, hija de un productor teatral, de la que se enamoró –y que se enamoró de él- perdidamente hace unos años; pero la rutina, la vida, lo que sea, ha hecho que su matrimonio esté en crisis. No tiene más familia que su esposa; al menos con la que se hable. Su querida madre murió hace unos años y a su padre y a su hermana hace más de treinta años que no les ve; ni tan siquiera ha hablado con ellos ni ha recibido misiva alguna. ¿Qué pudo pasar para que Samuel y su madre emigraran a Estados Unidos y el padre y la hermana se quedaran en España? Ésta será la principal incógnita de la novela y lo que le aporta un punto de intriga.

El viaje de Samuel a España va a ser mucho más que un viaje en el espacio; casi podríamos decir que es un viaje en el tiempo ya que, mediante flashbacks, iremos recomponiendo la historia de Samuel y su familia: qué pasó en aquella familia para que acabaran separados. También será un viaje hacia el futuro porque, una vez en España, algo sucede que hace que Samuel se quede unos días más. Y entonces empieza a plantearse muchas cosas de su vida, de cómo está haciendo las cosas y de si realmente eso es lo que quiere.

“La grandeza de las cosas sin nombre” podría encuadrarse dentro del género de la narrativa. Es una novela que habla de la vida y de las relaciones personales y de cómo una persona afronta una determinada y concreta situación y eso hace que se replantee el sentido de toda su vida. No es una novela de autoayuda, no se confundan, lo que no impide que nosotros también, como lectores, nos podamos hacer preguntas sobre nuestras propias circunstancias.

Hay veces que parece que el destino nos lleva hacia un sitio determinado; un sitio que quizás no nos gusta pero nos da la impresión de que no tenemos otro camino o, los otros caminos que se nos abren nos parecen absurdos porque no son los habituales. Y, sin embargo, quién sabe si por ese otro camino secundario está la felicidad… Personalmente, esta novela me ha hecho reflexionar mucho. Aunque mi vida no es ni remotamente parecida a la de Samuel, sí que hay cosas que nos podemos aplicar todos y que dan para echarle un tiempo de reflexión

El estilo de Enrique Arce me ha convencido completamente. Reconozco que no le conocía o, más bien, creía no conocerle. Ha sido ahora, al redactar la reseña, que he investigado un poco sobre él y he visto que ha intervenido como actor en muchas series, entre ellas una que he visto “Periodistas” y su cara se me ha hecho conocida. Aunque como no veo la tele y desde que soy madre apenas voy al cine, todas las demás series y películas en las que ha salido no me suenan. Seguro que a la mayoría de vosotros les suena más. Sé que hay gente a la que le echan para atrás los libros escritos por famoso; yo soy una de ellas.

En este caso, no obstante, como no le conocía no he tenido ese problema y ha sido una suerte porque es posible que mis prejuicios hubiesen hecho que me perdiese una muy buena novela. Como digo, no sólo me ha gustado la historia sino también la forma en la que está escrita. La prosa de Enrique Arce es muy cuidada y elegante; dibuja muy bien al protagonista en un ejercicio de introspección tremendo. Al mismo tiempo y a pesar de que sea un libro más de pensar que de pasar cosas, la lectura resulta bastante fluida e interesante. A lo largo de la novela hay muchas frases para subrayar o, al menos, para meditar sobre ellas.

Ver fuente

Arte Cultural