Libros que hay que leer: "Oscuro amanecer en Berlín"

Libros que hay que leer: “Oscuro amanecer en Berlín”

Hay dos tipos de novelas a las que no me puedo resistir: a las novelas negras y a las situadas en la Segunda Guerra Mundial. Ésta es del segundo tipo

Éstas son mis impresiones

Ficha técnica

Editorial: Caligrama
Páginas: 368
ISBN: 9788417856083

Sinopsis

Berlín, 1932. Es año de elecciones al Reichstag y Alemania decide su futuro. Pero eso no parece preocuparle a Kurt Guthmann, veterano de la Gran guerra que ejerce su profesión de abogado en su nuevo despacho de Alexanderplatz en Berlín. Su confesión religiosa como judío no ha supuesto problema alguno para él, hasta ahora.

Acude a su oficina pidiendo asesoramiento Arthur Meyer, un joven empleado de una empresa de automoción que ha perdido su trabajo como consecuencia de la crisis económica que padece el país.

1942. Diez años más tarde, Kurt es víctima de la depuración del nazismo e ingresa como interno en el campo de concentración de Sachsenhausen. Allí recibe la visita de un interrogador y experto en contraespionaje perteneciente a los servicios de inteligencia alemanes, que resulta ser su antiguo cliente, el capitán Meyer.

Ambos hombres se encuentran ante el desafío de sus vidas en una dura pugna entre la defensa de sus ideales y el instinto de supervivencia en pleno apogeo del Tercer Reich en Europa.

Un trepidante thriller de espionaje con tintes de novela negra, en el que nada es lo que parece y nadie es quien dice ser.

Impresiones

La novela comienza en el año 1916, en plena gran guerra. Allí conoceremos a un joven teniente llamado Kurt Guthmann en plena batalla por conquistar Verdún. Pertenece al V Ejército alemán y si conquistan Verdún estarán a un paso de entrar en París.

En una segunda parte, situada en 1932, nos trasladamos a Berlín pero no cambiamos de protagonista. Kurt Guthmann es ahora un abogado laboralista de cierto éxito. Casado con dos hijos, la vida le va bien. Arthur Meyer le encarga su defensa en un caso: ha sido despedido de la empresa para la que trabajaba. El problema es que el propietario de dicha empresa tiene relación con altos cargos del partido nazi que está a punto de alcanzar el poder y no les van a poner las cosas fáciles ni a Guthmann ni a Meyer

En una tercera parte, viajamos hasta el año 1942. De nuevo estamos en guerra, en este caso la Segunda. Ahora a Kurt las cosas no le van tan bien. Es judío y ha sido llevado a un campo de concentración del que pretende evadirse. A su antiguo cliente Meyer las cosas le van mejor; él no es judío y tiene un cargo importante en la nueva política del país.

La novela está dividida en cuatro partes. La primera se sitúa durante la primera guerra, la segunda durante el período entre guerras y la tercera y la cuarta durante la segunda guerra mundial. Estas dos partes son las que más hojas de narración ocupan. Cada parte está, a su vez, subdividida en capítulos de corta extensión.

La primera parte, la de la primera guerra mundial, ocupa unas cincuenta páginas de narración. Es interesante pero reconozco que durante casi toda la novela estuve pensando que quizás no debería haber ocupado tantas páginas.

Porque no aporta demasiado a la historia principal que se va a contar (salvo conocer a uno de sus dos protagonistas, Kurt Gutmann). Pero, una vez terminada la novela y reflexionando sobre lo que había leído, llegué a la conclusión de que tenía que estar ahí.

Por dos razones: porque nos enseña a unos alemanes que lucharon por su país. Unos patriotas que creían en Alemania. Pero algunos de esos patriotas fueron luego, tan sólo veinte años después, perseguidos y asesinados.

Tan sólo por ser judíos. Seguían siendo alemanes, muchos de ellos dieron la vida por su país pero eso ya no importaba . Además, me ha gustado que se hable de las dos guerras porque hace recordar al lector que hubo mucha gente que vivió las dos guerras más grandes que ha habido en Europa.

Hay tan pocos años entre una y otra que, quizás no como combatientes en ambas, pero sí que hubo mucha gente que las sufrió. Este es el caso de Kurt Gutmann, que combatió en la primera y sufrió la segunda. No quiero ni pensar lo que se debe pasar durante una guerra; pero ya pensar en vivir dos…

“Oscuro amanecer en Berlín” comienza siendo una novela bélica, con la descripción bastante exhaustiva de una batalla. Luego pasa a ser una novela “jurídica” en la que el autor hace gala de sus conocimientos –es abogado laboralista- para plantearnos un caso típico en Derecho Laboral: el despido de un trabajador y su subsiguiente juicio. Finalmente, la novela pasa a ser una novela de espionaje y aventuras cuando ya se sitúa en el año 1942. Como veis, hay un poco de todo.

Son dos los protagonistas de esta novela, teniendo un poco más de protagonismo el primero de ellos. Kurt Gutmann y Arthur Meyer. El primero judío y abogado; el segundo ario. Gutmann “se moja” para defender a Meyer y éste sabrá agradecérselo cuando cambien las tornas.

Ambos son personajes ficticios. El autor, no obstante, los hace interactuar con personajes reales como por ejemplo Litten, un abogado que llegó a interrogar al mismísimo Hitler; o el espía conocido como Knopf (cuya identidad sigue siendo desconocida), o a Krüger, etc…

También mezcla el autor hechos reales con hechos ficticios –o, mejor dicho, hace actuar a personajes ficticios en hechos que realmente ocurrieron. Así, conoceremos a la Orquesta Roja o la Operación Bernhard entre otras.

La novela va cogiendo ritmo a medida que avanza. Las dos primeras partes tienen un ritmo medio, la tercera parte se acelera mucho y la cuarta avanza a un ritmo rapidísimo. A ello contribuyen los capítulos tan cortos, a veces una o dos páginas. La última parte casi la definiría como una novela de aventuras por la de cosas que pasan y el ritmo tan rápido que tiene.

Será un narrador omnisciente quien nos va contando la historia centrándose en sus protagonistas, especialmente en Gutmann. El autor combina adecuadamente la narración con el diálogo y hace un buen trabajo en la descripción de personajes y escenas.

Quizás habría alguna cosa que se podría pulir, alguna escena que debería haberse desarrollado más y que se ha resuelto con prisa pero lo cierto es que –más teniendo en cuenta que es una primera novela- “Oscuro amanecer en Berlín” es una novela que merece mucho la pena. Aporta un punto de vista un tanto diferente a este período tan tratado por la literatura y cuenta tantas cosas y con tanto ritmo que la lectura resulta muy sencilla y entretenida.

Conclusión final

“Oscuro amanecer en Berlín” es una novela que nos traslada a la primera y segunda guerra mundial y que nos mete de lleno en una historia llena de aventuras.

 

Ver fuente

Arte Cultural