Viñetas de un oso patriota: el retrato de Norteamérica

Viñetas de un oso patriota: el retrato de Norteamérica

Viñetas de un oso patriota: el retrato de Norteamérica

Viñeta de un cómic del Oso Yogui

Érase una vez, en un parque natural de los Estados Unidos, un oso parlante y amigable que robaba comida a los visitantes.

El oso en cuestión se llamaba Yogui y junto a otros miles de personajes de ficción, se encargó de fundar la cultura norteamericana actual. No es una barbaridad decir que una de las señas de identidad del gigante americano es su cultura de masas. Otra de ellas, vender incluso aquello que no tienen.

Pongámonos en situación durante un momento. Era una noche de julio muy calurosa en Madrid y yo no tenía nada mejor que hacer que ponerme a navegar por la red buscando chorradas de esas que cuentas a tus amigos cuando te tomas un par de cervezas.

Buscando y buscando llegué hasta publicaciones de cómics infantiles de los años 70 y 80. Encontré personajes tan emblemáticos como Casper, Spooky, Ultra-Man y, por supuesto, Yogui.

Las historias eran divertidas y accesibles para cualquiera, los dibujos entrañables y el calor de julio parecía disiparse reviviendo mi infancia. Sin embargo, cuando pasé la pagina y me encontré con un folleto publicitario que activó mi parte adulta, la que busca historias que contar hasta en las etiquetas alimenticias.

Los productos que se ofrecían eran tan extraños como variopintos. Lo que todos ellos tenían en común eran su capacidad de defender al país.

Tan pronto te vendían un producto para no morderte las uñas como un libro que te enseñaba técnicas de autodefensa. En definitiva, una sociedad que te quiere impoluto y que te defiendas por ti mismo.

Viñetas de un oso patriota: el retrato de Norteamérica

Producto químico para no morderse las uñas anunciado en un tebeo infantil

Justo en ese momento me di cuenta de la capacidad comercial que tiene Estados Unidos. Ya había visto en películas americanas como los personajes infantiles pedían artículos de broma a través de teléfonos que aparecían en los tebeos que leía.

Y para mi sorpresa, esos momentos de la ficción eran tan reales como la vida misma. Vaya una contradicción, ¿verdad? Bueno, esto es América.

Viñetas de un oso patriota: el retrato de Norteamérica

Libro para aprender karate anunciado en un tebeo infantil

Ver fuente

Arte Cultural