Antonio Banderas, personaje del año para Vanity Fair

Antonio Banderas, personaje del año para Vanity Fair

 

“Recibo este premio con un poquito de vergüenza. Yo creo que hay muchos hombres del año, lo que pasa es que no tienen la posición que tengo yo: gente que trabaja, héroes invisibles…”, dijo el actor.

Al asistir a estos eventos se produce la humanización del héroe, me explico: En la pantalla son más guapos, más altos, más grandes, más elegantes… Pero, en la realidad, son más como nosotros.

Independientemente de la anterior obviedad que, hasta que no se vive en carne propia no se da uno realmente cuenta de ello, hay que hablar del carisma que tienen algunas personas (sean o no famosas y sean o no físicamente atractivas) y debo reconocer que el protagonista del acto lo tiene.

Ayer tuve el placer de escuchar, de ver de cerca y de observar con el ojo avizor del escritor astuto a Don José Antonio Domínguez Banderael Zorro. Un hombre que ha madurado bien, de estatura media e indudablemente atractivo que hizo las siguientes declaraciones: “Recibo este premio con un poquito de vergüenza. Yo creo que hay muchos hombres del año, lo que pasa es que no tienen la posición que tengo yo: gente que trabaja, héroes invisibles…”

Parece una frase hecha y premeditada, y puede que lo fuera pero, al tener la oportunidad de escucharla de frente y analizar su mirada con esmero, puedo dar fe, aun siendo el entrevistado actor, de que me convenció con la verdad sentida.

Creo que Don Antonio Banderas fue sincero en sus declaraciones porque ayer me hizo ver a un simple malagueño que no ha perdido del todo su acento y no al actor. Vi a un andaluz que le ha ido bien en la vida y que, con su buen trabajo y esfuerzo, ha hecho patria donde ha ido con el orgullo de lo suyo y sin complejos.

Fue nuestro primer y más considerado embajador en Hollywood y lo hizo muy bien abriendo puertas a otros, exportando ese arte que es patrimonio exclusivo del sur y conquistando los corazones de un sinfín de públicos.

Por esto, apoyo el reconocimiento que se le ha otorgado como también lo suscribieron todos los amigos del actor que estuvieron en el evento: Adriana Abascal, Mónica Cruz, José Guirao, Ágatha Ruiz de la Prada, Nieves Álvarez, Ignacio Aguado, Andrea Duro, Jorge Drexler, Paz Vega, Garbiñe Muguruza, Boris Izaguirre, Juan Avellaneda, Marta Nieto, Silvia Abascal, Natalia Verbeke, Mario Vaquerizo, Isabel Preysler… Antonia Dell´Atte comentaba vivaracha a la prensa que su hermana lo acogía en su casa cuando el actor iba a Los Ángeles y valoraba, con emoción y cariño,  su calidad como ser humano y, como éste, una plétora de comentarios humanizaron al artista en el photocall del Teatro Real.

Reconozcamos, pues, a los nuestros y hagamos gala de ellos porque allí donde están, nos representan a todos los españoles.

No debemos olvidarnos que el arte es una especie de conexión con lo divino y así debe tratarse, con respeto.

Por otra parte, sin ser un experto en el ambiente, creo que la participación de cierta prensa inelegante perturbó el glamour del acto. Puedo entender que la chirigota y el descaro entretenga, pero resta caché y seriedad a la cultura que, sin lugar a dudas, debería tomarse mucho más en serio de lo que se toma.

Exigiría más nivel y más cortesía por parte de ciertos rotativos: elevemos el nivel cultural del país y no lo empujemos deliberadamente hacia las alcantarillas más turbias de lo vacuo a base de reportajes demasiado… “caramelizados”.

El banalizarlo todo, el democratizarlo todo, en ciertas ocasiones, no es conveniente y perturba la esencia del acto creativo. Una cosa es ser cachondo y otra muy distinta es pasarse tres pueblos vulgarizándolo todo para conseguir la risa burda del espectador menos ilustrado.

No debemos olvidarnos que el arte es una especie de conexión con lo divino y así debe tratarse, con respeto. De ahí, que la deferencia hacia estos personajes debería ser mayor y no caer en lo grotesco a la hora de entrevistarlos, por muy divertido que pueda llegar a ser.

Por otro lado, en estos eventos, donde nos humanizamos todos, destacan los gestos nobles como los de Don Luis María Ansón que pasó rápido por el photocall: Saludó a la prensa y se fue consciente de que en esta sociedad de la imagen, él ya tenía poco que hacer allí a pesar de su dilatada y honda sabiduría, cultura y docta experiencia. Un señor, en cualquier caso.

Suscribo ya, para concluir, el reconocimiento dado a nuestro querido Mariachi que, como dice su canción, me pareció un hombre muy honrado que, seguramente, le guste lo mejor.

 

 

fbq('track', 'PageView', { "source": "wordpress", "version": "5.2.4", "pluginVersion": "1.7.5" });

if(typeof jQuery != 'undefined') { jQuery(document).ready(function($){ jQuery('body').on('added_to_cart', function(event) {

// Ajax action. $.get('?wc-ajax=fb_inject_add_to_cart_event', function(data) { $('head').append(data); });

}); }); }

Ver fuente

Arte Cultural